preguntas frecuentes

Por qué un seguro de vida

Un seguro de vida es una indemnización monetaria (suma de dinero) que se paga a la familia (u otros beneficiarios) de una persona en caso de su fallecimiento.

Su propósito es brindarle tranquilidad a quien lo contrata, ya que, en caso de fallecimiento, la indemnización les permite a sus seres queridos hacer frente a las situaciones difíciles que se presentan en ese contexto. Es un instrumento muy sólido para estar seguros de que los que más queremos tendrán ayuda cuando no estemos.

Algunos seguros de vida te permiten generar un ahorro a partir de los pagos de la póliza. Se llaman seguros de vida con ahorro, seguros mixtos o seguros de vida con capitalización.

En ellos, una parte del costo del seguro se destina a pagar el seguro de vida y la otra, a generar un ahorro en una cuenta individual. La aseguradora invierte esos ahorros en diferentes instrumentos financieros para que generen rentabilidad y el monto ahorrado aumente conforme el tiempo si los instrumentos rinden positivamente. Son una excelente opción para planificar a largo plazo.

Un seguro de accidentes personales (AP) es una indemnización monetaria que se paga a la familia (u otros beneficiarios) de una persona en caso de su fallecimiento a causa de un accidente.

A diferencia del seguro de vida, que cubre casi todas las causas de fallecimiento, el seguro de AP contempla solamente la causa accidental. Por esta razón, suelen tener un costo menor a un seguro de vida y son ideales para ganar protección en el lugar de trabajo, en caso de un viaje o para deportistas.

Los seguros de vida y de accidentes personales pueden tener muchas otras coberturas además del fallecimiento. Se llaman coberturas adicionales y son indemnizaciones que se abonan ante otro tipo de circunstancias y sirven para agregar más protección al seguro contratado. ¡Son muy útiles!

 

Algunos ejemplos: una indemnización que la compañía abona al asegurado en caso de quedar incapacitado, de diagnóstico de una enfermedad grave, de gastos médicos, etc.

Cambios y gestiones de la póliza

Podés modificar tu domicilio, número de teléfono, dirección de e-mail y hasta el medio de pago en nuestro sitio de autogestión. También podés hacerlo comunicándote con el 0800-777-7267, de lunes a viernes de 9 a 18hs. Nuestros representantes te guiarán en el trámite.

Algunos seguros permiten la modificación de sus condiciones de contratación (costo, monto de la indemnización, coberturas, etc) y para eso, tenés que contactarte con tu Productor Asesor de Seguros, entidad bancaria o con el lugar donde hayas contratado el seguro. También podés llamarnos al 0800-777-7267, de lunes a viernes de 9 a 18hs para que te ayudemos con esto.

Podés consultarlo ingresando a nuestra página web para clientes, haciendo click aquí, o llamándonos al 0800-777-7267 de lunes a viernes de 9 a 18hs. para que te lo enviemos.

Para dar de baja la cobertura, comunícate con nosotros al 0800-777-7267, de lunes a viernes de 9 a 18hs.

Podés designar como beneficiario del seguro a las personas que elijas, siempre que exista interés asegurable (una dependencia económica del beneficiario hacia el asegurado que haga lógico el cobro de la indemnización).

Si designás a un menor de edad, cobrarán la indemnización sus padres o el tutor legal.

Podés hacer este trámite de forma muy muy fácil en nuestro sitio de autogestión.

Sí, y además podés definir en qué porcentaje recibe la indemnización cada uno.

Sí, en cualquier momento. Podés hacerlo en segundos desde nuestro sitio de autogestión para clientes.

O también, comunicándote con nosotros al 0800-777-7267 de lunes a viernes de 9 a 18hs.

Pólizas y coberturas

La póliza es el contrato que respalda la contratación de un seguro. En ella se describen todas sus características, coberturas, condiciones y exclusiones. Es el instrumento que contiene toda la información que necesitás.

Para conocer exactamente qué coberturas tenés contratadas con tu seguro, tenés que consultarlas en la póliza. Podés descargarla en nuestro sitio de autogestión para clientes.

Sí. Nuestros seguros de vida con ahorro se pueden contratar en dólares. El pago y el monto de la indemnización por fallecimiento u otras coberturas será en dólares, así como el monto ahorrado.

Los pagos de la póliza se realizan en pesos, al tipo de cambio vendedor del Banco Nación.

Sí, el retiro del dinero ahorrado se llama rescate y podés hacerlo en cualquier momento luego del 1° año de vigencia de la póliza de seguro.

Como los seguros son instrumentos a largo plazo, dependiendo del año de vigencia en el que se haga el rescate, aplicarán penalidades que se llaman quitas por rescate y que deducen un porcentaje del dinero ahorrado al retirarlo. Está garantizado que luego del año 10 de vigencia, ya no hay quitas por rescate y podrás retirar el dinero sin penalidad.

 

Las condiciones de rescate las podés consultar en tu póliza ya que varían según el seguro.

Todos los seguros tienen una edad máxima de permanencia, que determina hasta cuándo se le da cobertura a una persona. La póliza se renueva automáticamente hasta que, una vez superada esa edad, se da de baja automáticamente.

Además, existen seguros que se contratan por un tiempo determinado: por un mes, por diez años, etc. La póliza se va a renovar automáticamente hasta que se cumpla ese plazo o el asegurado llegue a la edad máxima de permanencia: lo que ocurra primero. Si se cumplió el plazo, podés contratar un nuevo seguro para seguir teniendo protección

Los seguros cubren las necesidades de protección que las personas tienen a lo largo de su vida. Pero como las circunstancias pueden cambiar, es importante ver si nuestra situación actual es diferente a la del momento en que contratamos el seguro y evaluar si no es necesario modificar las coberturas.

El nacimiento de los hijos, comenzar un emprendimiento, jubilarse, casarse, etc, son todos momentos en la vida que nos llevan a pensar si no es necesario ajustar nuestro seguro para que la protección realmente cumpla su función.

Sí, podés deducir los pagos de tu seguro de tu base imponible del Impuesto a las Ganancias. Hay límites anuales a lo que se puede deducir, que para el 2020 son de $18.000 para seguros de vida y $18.000 para seguros de vida con ahorro. Si tenés ambos, podés deducir hasta $36.000 por año.

Ojo: esto es sólo para los seguros de vida. Seguros de accidentes personales, de bolso protegido, de sepelio, etc., no se pueden deducir.

Denunciar un siniestro

Un siniestro es un hecho inesperado cubierto por la póliza de seguro. Un accidente, un fallecimiento, una incapacidad, una necesidad de gastos médicos o el robo del bolso, por ejemplo.

Para denunciar un siniestro, el asegurado o sus beneficiarios se deben contactar con nosotros al 0800-777-7267 de lunes a viernes de 9 a 18hs para informarnos lo ocurrido y hacernos llegar la documentación del trámite.

Accedé aquí a la sección «Formularios» para conocer la documentación detallada de acuerdo con cada tipo de seguro.