La tecnología marca la agenda aseguradora

La tecnología aplicada a las nuevas nece­sidades de previsión en el marco de un contexto económico complejo marcan la agenda global de la industria del seguro y sus principales desafíos.

Las herramientas digitales y de inteligen­cia artificial tanto en la comunicación como en la identificación de patrones de conducta posibilitan que, junto a la virtualidad , se logre un mayor acercamiento de la compañía y la individualización del asegurado. En el marco de una economía más golpeada, estos instru­mentos permiten la oferta de productos y de valor agregado más ajustados a los requerimientos y posibilidades del cliente, el diseño de coberturas más específicas y el avance de los mícroseguros.

En esta línea, la irrupción del teletrabajo como nueva forma de desempeño y vínculo laboral, junto con los seguros paramétricos, o los ciberseguros, marcan la agenda de una realidad más virtual, que a su vez se percibe como menos predecible. Todo esto presenta desafíos y posibilidades de negocio para una industria destinada a responder frente a la in­certidumbre.

Principales tendencias del mercado

Andrés Rorotto, coordinador de Transfor­mación Digital de Río Uruguay Seguros (RUS) señaló que en el mercado asegurador argen­tino ya se viene hablando desde hace tiempo de tendencias mundiales en materia de digita­lización. Sin embargo, a la hora implementar­ las, la velocidad del cambio era inferior com­ parada a Industrias como la banca o el  retail.

La crisis de 2020 aceleró ese proceso. En la actualidad cuestiones que apenas estaban en carpeta pasaron rápidamente a etapas de pro-el mundo pyme. De las insuretechs menos del 3% en Latinoamérica está dedicado al mundo pyme o independiente, y creo que es un mer­cado muy importante para desarrollar en la región añadió.

Microseguros y productos modulares

El escenario económico más complejo, la merma de ingresos y una mayor incertidum­bre, encontraron en el desarrollo de los microseguros importantes desafíos que permiten un avance en la inclusión y educación asegu­radora.

Como novedades particulares en el merca­do argentino del microseguro, Bertin destacó que hay algunas importantes que responden a tendencias mundiales. Entre ellas señaló la asociación de Mercado Pago con La Caja para la venta de seguros para celular. El objetivo es llegar a un consumidor nuevo que muchas ve­ces ni siquiera está bancarizado.

Este desarrollo del microseguro como me­dio de inclusión es una tendencia a tener en cuenta en la industria. Otro desarrollo en esta línea es el anuncio de RUS con un producto de seguros inclusivo para el colectivo LGBITQ.

Hugues Bertin opinó que este tipo de nove­dades aporta reflexión muy interesante en tor­no a la inclusión y llegada a nichos de clientes que a veces se encuentran por fuera del cam­po de las pólizas, pero que pueden resultar importantes para la industria.

Según Paiva, el diseño de productos modu­lares, que pueden diseñarse según las necesidades particulares de cada cliente permite brindar productos más puntuales y accesibles: «Dentro de las principales tendencias vemos aquellos vinculados a la movilidad urbana no tradicional. Creció mucho la contratación de coberturas sobre bicicletas, monopatines, o también celulares,con la necesidad de brindar productos más acotados».

El contexto de la pandemia y la situación macroeconómica de la Argentina marcó un crecimiento en el interés de algunos segmen­tos por adquirir por primera vez una cobertura. Eso fuerza a la industria y a la Superinten­dencia de Seguros de la Nación a fomentar las condiciones generales adecuadas que permitan el crecimiento de los microseguros.

«En particular el interés por contratar cober­turas de salud, vivienda y hasta lucro cesante, o pérdida de beneficios , se hizo más clara a partir de la cuarentena y de algunos incon­venientes que se fueron evidenciando en los sistemas de salud. Todavía falta generar conciencia aseguradora en una parte importante de nuestra población, pero la digitalización de muchos hogares, la necesidad de cubrir su salud y patrimonio, y algunas cuestiones aje­nas están ayudando acrecer de manera rápida en este segmento de mercado»: graficó Belén Gómez, coordinadora de U-RUS (Universidad Corporativa de RUS) y Gestión Institucional del Consejo de Administración.

Además de haber incursionado en un pro­ducto a medida del colectivo LGBTIQ, RUS co­menzó a trabajar en un programa de inclusión y diversidad en conjunto con la Asociación de Mujeres en Seguros (AMES). El objetivo es formar en seguros a personas de sectores marginados para brindar posibilidades de salida laboral.

«Estamos convencidos de que otras com­pañías tomarán similares caminos, ya que Ar­gentina necesita un esfuerzo de todos los sec­tores,para ampliar el mercado asegurador de manera sustentable y con impacto social, in­novando y afianzando nuestra identidad coo­perativaen todo el territorio»: afirmó Gómez.

En línea con el diseño de productos más acotados Ferretti señaló que durante la pande­mia lanzaron un seguro de vida con un costo muy bajo para llegar a segmentos a los que les está costando acceder a una protección más abarcadora. Se trata de una propuesta mo­dular que cubre muerte solamente y permite ofrecer una opción necesaria para muchas fa­milias. También se lanzó un colectivo modular para subrogar obligaciones patronales.

Diferenciales en un mercado competitivo

La noción de customer centricity que hace eje en la experiencia del cliente, y la oferta de diferenciales atractivos, cobran relevancia en un contexto más competitivo para la industria frente a nuevas necesidades de acompaña­miento por parte del asegurado.

En este aspecto Paiva sostuvo que acercarse al cliente, pero también a los productores con capacitación y asesoramiento, fue muy impor­tante al comenzar la pandemia: «Las consultas vía WhatsApp, por ejemplo, crecieron y también la comunicación que damos a través de redes como lnstagram. La comunicación se vincula a estos nuevos medios de contacto. Apuntamos a brindar sencillez y claridad en el mensaje».

Por su parte Feretti señaló que el mercado pide seguros con valor agregado. Puede ser asistencia de telemedicina o de otro tipo que permiten ver más cercano el beneficio. «Creo que es muy importante este punto porque le da también inmediatez en la respuesta de la compañía frente a la necesidad de protección. También de cara al productor es muy impor­tante brindar herramientas para que la venta sea cada vez más sencilla», agregó.

En ese mismo sentido, Ferretti explicó que hay compañías que nunca pensaron en el rubro de seguros de vida y con el crecimiento que se registró durante la pandemia empeza­ron a ver cómo desarrollar el ramo. La clave en este marco es tener contento al intermediario y al productor,que es el canal por el que el ase­gurado conoce la compañia.

Según Fiorotto, la adopción de las nuevas tecnologías influye en todos los aspectos, pero sobre todo en el cambio cultural. «Las tecno­logías nos obligan a pensar la oferta con una mirada real del cliente como centro de la ope­ratoria desde el momento en el que se di seña un producto hasta cuando se cierra una venta»; consideró.

Sin embargo, agregó que el circuito no ter­mina ahí, porque hoy los clientes les dan a las compañías grandes cantidades de informa­ción respecto de su experiencia, incluso sin tener la intención. Se puede saber exactamen­te qué hace un cliente con una landing page dónde se confunde, dónde abandona o qué es lo que lo termina convenciendo de efectuar la compra.

«Ese caudal de información, que es abun­dante y en tiempo rea,l obliga a repensar todo lo que se diseñó de manera permanente para ajustarnos a las necesidades que se generan del otro lado. Allí es fundamental contar con equipos ágiles dispuestos a hacer cambios permanentes», concluyó.

No comment yet, add your voice below!


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *